El embarazo es un momento muy especial. Aparecen muchos cambios en el cuerpo y la piel es uno de los órganos más afectados.

Las hormonas sexuales juegan un papel fundamental. Durante la gestación los niveles de estrógenos y progesterona son mucho mayores que en cualquier otra etapa y sus efectos se manifiestan en la piel.

Mas de una sabrá de las famosas manchas del embarazo, ¿verdad? Aparecen unas manchas color café en la cara , pómulos y frente , salen al tomar el sol. Se activa la melanina!

Aparece acné, estrías  y como no, la piel atópica durante el embarazo genera malestar y puede alterar la calidad de vida de la persona embarazada.

El prurito es su síntoma principal, aunque en la mayoría de los casos de picazón se relacionan con la piel seca. La piel atópica suele afectar hasta al 20 % de las embarazadas.

Esta condición de la piel de la persona embarazada  puede ser grave y llegar a afectar la calidad de vida y su sueño y desencadenar en depresión o incluso empeorarla.

¿Qué es la piel atópica en el embarazo?

También conocida como erupción atópica del embarazo, involucra a mujeres que tienen una piel con tendencia a desarrollar eccemas y que en esta etapa sufren rebrotes de la enfermedad. A su vez, existen antecedentes de piel con sequedad e irritación.

La piel atópica en el embarazo se suele presentar durante la primera mitad de la gestación. Incluso, se desencadena por la alteración de la barrera cutánea, que predispone a una piel seca con vulnerabilidad a infecciones.

Las manifestaciones clínicas se presentan como una piel enrojecida y seca, con escamas superficiales. A su vez, estas lesiones se localizan en las regiones de flexión del cuerpo, los senos y el cuello.

El prurito suele ser tan intenso que lleva a la embarazada a rascarse, con la consiguiente respuesta de la piel que tiende a engrosarse, proceso que se llama liquenificación.

Claves y cuidados de la piel atópica en el embarazo

Lo principal ante un cuadro de piel atópica en el embarazo es aliviar el prurito y disminuir la inflamación y el enrojecimiento que padece la piel. Sin embargo, esto se debe llevar a cabo empleando terapéuticas que sean 100 % seguras tanto para el bebé como para la mamá.

Si bien las medidas de higiene y cuidado son las primeras que hay que tener en cuenta e implementar, existen diferentes opciones terapéuticas en el caso de que exista un brote agudo o no pueda ser manejado de manera efectiva.

Baños con agua tibia y jabones neutros

No se recomienda realizar varios baños por día o de manera frecuente, debido a que tiende a generar sequedad en la piel. En este sentido, los baños deben ser tibios y con jabones neutros, no alcalinos, que son capaces de desplazar los lípidos cutáneos.

El momento posterior a la ducha es el ideal para la colocación de la hidratante o aceite que hidrate la piel. No se debe realizar fricción sobre la piel con la toalla para secarla, sino tan solo apoyarla o dar leves toquecitos.

La hidratación y la vestimenta

Beber agua durante todo el día es otra de las pautas a seguir para mantener la superficie cutánea en óptimas condiciones. No es solo beneficioso para la piel, sino también para la salud de la embarazada y el bebé.

Asimismo, hay que evitar usar prendas que sean irritantes. Es decir, lo más recomendable es utilizar ropa 100 % de algodón, que no esté hecha con componentes sintéticos ni lanas. Las ropas livianas y no tan abrigadas contribuyen a mantener la barrera cutánea indemne y sana.

Antihistamínicos orales

El síntoma característico de la piel atópica en el embarazo es la picazón, que puede ser tan intensa como para dificultar el sueño. Si esto sucediese, se puede recurrir a los antihistamínicos orales para contribuir a mejorar el prurito.

Los antihistamínicos que son seguros para la utilización durante el embarazo son los no sedantes .Se debe evitar la hidroxizina. No obstante, antes de nada hay que consultar siempre con un profesional sanitario para que oriente al respecto.

Uso de cremas emolientes

El uso de manera diaria y constante de productos emolientes contribuye a prevenir la sequedad de la piel. Lo recomendable es la elección de productos que contengan los siguientes componentes:

  • Vitamina A.
  • Vitamina E.
  • Alantoína.
  • Ácido hialurónico.
  • Urea.

Es importante que la embarazada encuentre un humectante que se adapte a ella, ya que es parte fundamental del tratamiento y la prevención de los eccemas. El momento más beneficioso para la aplicación es después del baño, cuando la absorción es mucho mayor.

Uso de corticoesteroides tópicos

En aquellos casos en los que se debe tratar el eccema, se recurre a los corticoesteroides de baja potencia (hidrocortisona) durante un periodo corto de tiempo. De hecho, los corticoides tópicos se aplican una vez por día y se utilizan de manera conjunta con los humectantes. No soy partidaria de ellos y menos en el embarazo

¿Hay información acerca de la lactancia materna mientras tengo dermatitis atópica?

No hay estudios sobre cómo la dermatitis atópica podría afectar la lactancia materna.

¿Tener dermatitis atópica causaría otras complicaciones del embarazo?

No se sabe si la dermatitis atópica causa complicaciones del embarazo. Ha habido informes en que los síntomas de dermatitis atópica en la persona empeoran o brotan el 2do o 3er trimestre del embarazo.

Si quieres saber como evitar el picor sigue leyendo..

– Evita el agua muy caliente durante la ducha o el baño, ya que la vasodilatación puede hacer que aumente el picor una vez que sales del baño.

– Utiliza un jabón neutro y suave que respete el ph de la piel.

– Cuando salgas de la ducha, sécate sin frotar, mejor hacerlo a toques suaves. Después aplícate crema hidratante, aunque lo mejor son los aceites naturales sin perfumes, como el de almendras dulces.

– Otro remedio “casero” es darse un baño templado de avena (de venta en farmacias) de vez en cuando, aunque si existe mucho picor no se recomienda a la embarazada que permanezca mucho rato sumergida en el agua.

– Usa ropa que no sea demasiado ajustada, preferiblemente, confeccionada con tejidos naturales, como el algodón o el lino.

– Evita las horas de más calor para salir a la calle o realizar actividades físicas. Al sudar, se libera sudamina que puede producir picor, y el sudor puede actuar como irritante para la piel.

– Para momentos de mucho picor puedes usar compresas o toallas empapadas en agua fresca, ya que el frío alivia mucho. Puedes hacer una infusión con diente de león y dejarla en la nevera, y con ella empapar las compresas que luego aplicarás en el pecho o en la barriga.

– Las cremas a base de caléndula proporcionan un alivio rápido, pero además, ayudan a hidratar la piel, por lo que te ayudarán a reducir tanto la piel seca como los eczemas.

– Úntate aloe vera en las zonas de piel más afectadas por el picor. Además de calmar la sensación, crea una película protectora en la piel con la que se protege la zona de los daños más frecuentes de rascarse.

– Intenta evitar rascarte. Entiendo que esto que digo es muy difícil; sin embargo, si lo haces, al menos no lo hagas directamente con las uñas sobre la piel, ya que puedes lesionarte. Hazlo por encima de la camiseta.

– Algunos detergentes para la ropa también pueden influir en el picor de la piel. Si notas una cierta reacción después de lavar tu ropa, deséchalos por durante un tiempo.

– Hidrátate por dentro también. Bebe cada vez que tengas sed o hagas ejercicio.

También te puede interesar...

Mi mundo atópico

close

¿Quieres recibir noticias sobre dermatitis atópica?

!REGÍSTRATE ¡

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

error: Content is protected !!
Abrir chat
1
Hola! ¿Necesitas ayuda?
Mi Mundo Atópico
Hola!
¿Estamos encantados de atenderte!
¿En que podemos ayudarte?